Zapatillas Trail Running Hombre

Las Mejores zapatillas para Trail running

Encontrar las mejores zapatillas de running para trail es siempre complicado por el hecho de que principalmente depende no solo de las zapatillas, sino más bien de quién las va a utilizar y de qué manera las va a usar. Si ademas de esto, sumamos que nos referimos a “las mejores zapatillas para trail running” como si se tratara de las zapatillas definitivas, la cosa se complica aún mas puesto que se agrega una nueva variable clave: el terreno en el que se marchan a utilizar.

Hemos tenido eso en cuenta y os hemos preparado una lista de sugerencias agrupadas por categorías y tipología. Dentro cada uno de los apartados encontrarás información muy útil que pensamos que vale la pena conocer para dar con la zapatilla para trail perfecta para ti.

Zapatillas versátiles para trail running

Incluso en el hipotético en caso de que pudiésemos tener un guardarropa con veinte pares de zapatillas de trail running diferentes, cada una dedicada a un empleo muy específico y concreto, ya antes de salir a correr deberíamos ponernos a meditar qué haremos, de qué forma será el recorrido, cuánto tiempo y kilómetros…

El hecho es que hay un montón de zapatillas que son capaces de rendir realmente bien en una enorme cantidad de situaciones y que se pueden transformar en zapatillas casi para todo, tanto para salir un día a ritmos sosegados por terrenos simples para los días de hacer pocos kilómetros a ritmos vivos por terrenos técnicos.

Consejos para iniciarse en el Trail running

Piensa y actúa con mentalidad de trail runner

Si estás comenzando y jamás has corrido ya antes, esto te va a ser más simple por el hecho de que unas partes de cero, con la psique limpia y abierta a todo que va a ir empapando con sencillez todas y cada una de las nuevas cosas que irá descubriendo aunque si vienes del mundo del asfalto, cuidado por el hecho de que probablemente debas hacer un reseteo un cambio de mentalidad y filosofía esencial.

Mantén la calma, que no es para tanto, aunque sí que fuera necesario que te hagas a la idea de que cambian muchas cosas: los ritmos y distancias son relativos, cobrando otra dimensión, el desnivel pasa a ser un dato en especial relevante que puede hacer que 2 distancias de una misma longitud sean plenamente diferentes en complejidad y en el tiempo preciso igual que el hecho de ir a determinado ritmo pueda ser lo más simple del planeta o bien imposible de llevar, vas a pasear mucho no solo a correr, los tiempos que tienes de referencia del asfalto no te sirven, las pulsaciones que marque tu pulsómetro y umbrales son diferentes, la lluvia, frío y barro dejan de ser un óbice y se transforman en una suerte de amigos o bien patio de recreo, deberás adiestrar y trabajar de otra forma…

running y trail running no son 2 deportes diferentes, aunque por cuestión de diferencias, podríamos asumir que si.

Asesórate, déjate guiar y aprende (de otros)

Siempre y en todo momento hago hincapié en que hay que buscar asesoramiento experto en los temas médicos, adiestramiento, elección de material…, mas en el caso del trail running asimismo es esencial prestar mucha atención a los consejos y recomendaciones de los que saben ya más por viejos que por demonios pues la experiencia es un grado en esta modalidad deportiva.

En trail running puedes haber vivido mil experiencias mas siempre y en todo momento va a haber algo que te sorprenda con lo que aprende y empápate de todos y cada uno de los consejos que te den los que se supone que han pasado por esta razón.

Mas, ojo, en el trail running asimismo hay mucha “creencia de la abuela”, cosas que se hacen “porque sí, pues siempre y en todo momento se han hecho así”, sin tener fundamento o bien aun siendo equivocadas o bien cuando menos mejorables. Otras veces, son cosas que se han quedado desfasadas, que a ti no te tienen que ir tan bien como a quien te lo ha contado.

Por ejemplo: mil veces te van a decir que te pongas vaselina en mil sitios, que tal o bien como prenda no es precisa, vas a ver a gente con 2 pares de guantes, vas a recibir consejos contradictorios, vas a ver quien es super previsor y lleva mil cosas en la mochila y quien sale prácticamente sin nada.

Con lo que, no dés nada como es natural sino debes escuchas y probar por ti examinando de qué manera te va y de este modo ir realizando tu conjunto de buenas prácticas.

Examina de manera continua y aprende de tu ambiente

Ve siempre y en todo momento con los 5 sentidos al límite para aprender del nuevo ambiente que probablemente no es exactamente el mismo en el que vives diariamente y aprende a leerlo, prever cosas, escucha lo que te dice…

Habitúate a correr con tiempo “no bueno” (lluvia, nieve, frío, barro…) por el hecho de que te tocará hacerlo muy frecuentemente y no está la posibilidad de “llamo a casa y que vengan a por mí” como en asfalto. Aprende a orientarte con las señales de los caminos marcados, los mojones, proseguir sendas o bien mapas…

Examina de qué forma respondes en subidas y en bajadas, prueba tus límites y no los excedas, no te cebes en las subidas ni te pases en las bajadas pues pueden ser peligrosas además de que gastan mucho (si bien mole ver ritmos veloces en el GPS)…

Escoge bien el material, tanto el que compras como el que usas

El material siempre y en todo momento es esencial mas en trail running puede ser vital y marcar la diferencia entre el disfrute y el sufrimiento más penoso.

Acá no hablo solo de unas zapatillas de trail running convenientes para el kilometraje, terreno, ritmos, distancias, condiciones, … en las que correrás sino asimismo son igualmente esenciales el textil (todo, desde los calcetines hasta las camisetas y pantalones o bien mallas), la alimentación (líquida y sólida), hidratación…

Además de esto, aparece una amalgama de elementos que en asfalto tienen un carácter secundario o bien que prácticamente ni se utilizan como la mochilas, riñoneras o bien cinturones, lentes, manguitos, pantorrilleras, prendas de abrigo, frontales, bastones…

Singular atención al material de seguridad: manta térmica, chaleco o bien paravientos, alimentación “para por si acaso acaso”, botiquín…

Todo esto son cosas que debes estimar tener en tu “caja de herramientas” mas no solo en casa sino más bien asimismo de cara a escoger lo que llevas. Busca material versátil a fin de que te sirva para muchas situaciones, no escatimes (si bien tampoco tires el dinero), invierte en material bueno y conveniente para tus necesidades, considera que el peso y la durabilidad del material son esenciales.

Seguridad ante todo

Seguridad ante todo por el hecho de que, si bien el trail running no es peligroso en sí, sí que puede darnos algún susto y, en verdad, no va a ser extraña la vez que nos veamos metidos en algún imprevisible.

Sé prudente y considera que una retirada a tiempo puede representar una victoria más adelante y no me refiero a una competición sino más bien sencillamente a darte la vuelta si ves que te has quedado sin agua, si no te hallas bien, si el terreno o bien el tiempo se dificultan demasiado, si no te ves capacitado para hacer una bajada.

Eso en lo que se refiere a la actitud mas asimismo piensa en eso de que “hombre cauto vale por dos” y trata de llevar siempre y en toda circunstancia contigo la manta térmica, algo de alimentación de “para por si acaso acaso”, agua suficiente, prendas de abrigo prácticamente indispensables como los manguitos y un chaleco.

Con el tiempo vas a ir apreciando mejor este consejo, te lo aseguro.

Realiza los entrenos pensando en el trail running

No hace falta decir que tu forma física es esencial y la debes trabajar mas no te centres solo en correr por el monte, en amontonar quilómetros y tiempo en plan “cuanto más mejor”, no obsesiones con ritmos, desequilibres o bien lo que sea. No dependas siempre y en todo momento del pulsómetro – GPS – Reloj, aprende a guiarte por sensaciones.

Trabaja y adiestra con cabeza, con un plan basado en tus capacidades y objetivos, trabaja la fuerza, movilidad, técnica, coordinación. No te olvides ni del asfalto ni de trabajo de series ni del trabajo en plano. Sácale partido a los adiestramientos de agobio metabólico, cambios de ritmo… Propónte competiciones, no adiestres por adiestrar.

Adiestra la alimentación en marcha, examina de qué manera te sientan los diferentes comestibles y bebidas y trata de conjugar lo que te agrada más con lo que te marcha mejor que no siempre y en toda circunstancia va a ser lo mismo.

Escucha a tu cuerpo

Este aplica a cualquier modalidad deportiva mas en el trail running es en especial esencial pues no se trata solo de ir en progresión y no avanzar más veloz de lo que somos capaces de digerir sino aplica de forma continua. Por servirnos de un ejemplo te quedas helado y ya hace ya un tiempo que dejaste de gozar, sientes que te quedas sin energía y ya no te queda comida, estás con molestias que conminan con lesión.

Volviendo un tanto al primero de los consejos, ten mentalidad de trail runner y no caigas en el fallo de que “como saldré a caminar no cuenta como entrenamiento” pues, si bien vayas andando, puedes estar exigiéndole mucho a tu cuerpo y a lo mejor deja de ser un reposo activo y se transforma en una sobrecarga por la acumulación de fatiga.

Presta atención a los síntomas que te informan de algo que puede venir después: malestar gástrico que termina en gastroenteritis, fragancia del sudor que te puede señalar que estás ya tirando de proteínas por el hecho de que vas apajarado, sensación de sueño que puede suponer una caída del azúcar, subidas o bien bajadas de temperatura anatómico, comienzo de rozaduras o bien ampollas.

Seguro que te toca padecer una y mil veces mas que sea un padecer agradable, no un padecer por el hecho de que sí pues lo que cuenta es gozar y proseguir en el mundo del trail running a lo largo de muchos años.